Las fiestas de verano en Balmaseda.


La fiesta en honor a San Roque, el 16 de agosto, se celebra en Balmaseda desde muy antiguo.    Se celebró por primera vez en el año 1585, cuando “a petición de todo el pueblo se le dedicó una procesión con disciplina y cofrades de la Veracruz”, por las pestes que asolaban la Villa.    Con la finalización de las epidemias, la procesión se convirtió en una fiesta popular que ha perdurado hasta comienzos del siglo XXI.    Durante el siglo XVII se organizaban las romerías a San Roque, para pedir por el buen tiempo y los buenos frutos, con la participación de todos los concejales, que a la vuelta celebraban una comida con refresco.
Así continuó celebrándose la fiesta hasta que en 1790 el obispo de la diócesis de Bilbao prohibió los bailes que se celebraban en Balmaseda, incluso no se hicieron las tradicionales corridas de toros.    Esta prohibición duró muy poco, puesto que, al año siguiente se volvió en romería a San Roque, hasta 1808 que dejaron de celebrarse por los avatares políticos de la época, reanudando la “sanrocada”, en 1813, hasta nuestros días.
Después de la romería a San Roque se organizaban bailes, al principio con los tamborileros que subían hasta la ermita y luego tocaban en la Plaza del Mercado (Plaza de San Severino), hasta que más tarde, se encargaba de la música la Banda Municipal y, finalmente, se contrataron grupos y orquestas para amenizar las verbenas.
La fiesta de San Roque está estratégicamente situada en el mes de agosto, después de la fiesta de Nuestra Señora, el día 15, complementada en Balmaseda con la celebración de San Roquillo el día 17, uniendo tres días festivos.    Con el auge de la industrialización, desde finales del siglo XIX y durante el siglo XX y por la consecución de los derechos sociales por parte de los trabajadores, con un mes de vacaciones pagadas, generalmente en el mes de agosto, estas fiestas adquirieron un gran renombre en la zona.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A mediados del siglo XX se hizo típico que el día de San Roquillo, durante la tarde y las verbenas de la noche, la gente acudiera al Frontón con guirnaldas (las mujeres) y sombreros (los hombres), celebrándose también concursos de disfraces entre los más jóvenes, ya que los Carnavales estuvieron prohibidos la segunda mitad del siglo XX.    En estos años, a las 11 de la noche se quemaba una vistosa colección de fuegos artificiales y a la 1 de la madrugada se daba fuego a la traca de fin de fiestas, aunque la verbena continuaba hasta las 5 de la madrugada, para lo que se contrataban dos orquestas turnándose con la música.
También fue tradicional, desde mediados de los 80, que a las 8 ó 9 de la mañana se soltaran unas vaquillas (sokamuturra) para que los más trasnochadores, después de un buen desayuno, corrieran un poco por el Paseo de Martín Mendía, el Parque del Frontón y el puente del Millonario antes de ir a dormir.    Esta práctica terminó poco más tarde, en 1994, debido a los “accidentes” que se producían y cuando el Gobierno Vasco decretó que estos festejos tuvieran un seguro especial para evitar reclamaciones, por lo que nadie estuvo en disposición de asumir el costoso seguro requerido.

A finales de los años 80, comenzó el declive de estas fiestas que habían sido tan populares en Balmaseda durante varios siglos, según se dijo en esas fechas: “por su coincidencia con las fiestas de Bilbao (Aste Nagusia) y la costumbre del veraneo que vaciaba la Villa de parroquianos en el mes de agosto“.    El año 2003 es el último en que se celebran las fiestas de agosto en nuestra Villa, pues la Concejalía de Fiestas del Ayuntamiento de Balmaseda traslada los actos festivos de agosto a las fiestas de El Carmen, en el mes de julio, al principio potenciando estas fiestas con la celebración de actos en el fin de semana anterior y alargando las fiestas hasta el fin de semana siguiente.
En 2004, algunos grupos culturales de la Villa, opuestos a que se suprimieran las fiestas de agosto, organizaron unas fiestas alternativas y un referendum en el que participaron 500 vecinos que mostraron un rotundo SI a favor de las fiestas de Nuestra Señora, San Roque y San Roquillo.   En 2005 se celebraron las fiestas de El Carmen “normales” con sus tres días de fiesta y en agosto no se hizo ninguna celebración.

FOTOGRAFÍAS

Libro:
“Retratos de Balmaseda”

Colecciones particulares:

Natxo Ibargüen
Jesús Repila
Pikizu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.