Caidas de agua


Agua clara, limpia, que cae salvando los desniveles del terreno en su incesante discurrir en pos de su destino, verter su caudal en otro río o desembocar en el mar.

Cuando tiene que salvar los obstáculos que la naturaleza pone en su camino, ofrece bellos espectáculos de caidas en cascada, unas más pronunciadas que otras pero siempre bellas.

 

En la realización de estas fotografías se ha utilizado dos técnicas para fotografiar el agua en movimiento, una es a su velocidad “normal”, es decir, con una obturación superior a 1/60, con lo que el agua aparece congelada y se pueden apreciar las gotas al caer y la otra, es la que se utiliza para que el agua tenga una textura como de seda utilizando velocidades de obturación más lentas, por debajo de 1/10.

El uso de una u otra técnica es lo que debe decidir el fotógrafo cuando va a fotografiar el agua en movimiento para conseguir un efecto “natural” de caida o el efecto “seda” que da un aspecto más vaporoso al agua.