Paseando por la orilla de la ría de Bilbao


Noche fría de invierno que terminó siendo lluviosa

La semana pasada me encontraba en Bilbao por diversos asuntos y, al anochecer, decidí dar un paseo por la orilla derecha de la Ría de Bilbao, el Nervión, siguiendo la calle del Campo de Volantín.  Comencé el recorrido en el puente del Ayuntamiento fotografiando la Casa Consistorial desde la otra orilla y la ría desde el mismo puente hacia la pasarela Calatrava.

Continué andando junto a la ría del Nervión hasta llegar a la pasarela y las torres Isozaki, ofreciendo en su conjunto numerosos motivos fotográficos.  Con la iluminación nocturna se consiguen preciosas fotografías teniendo en cuenta que es necesario utilizar un trípode para realizarlas, ya que la velocidad de disparo es bastante lenta.

Continué el camino por el Campo de Volantín hasta llegar a la base del Puente de La Salve, desde donde se obtiene una bonita imagen del Museo Guggenheim con la Torre Iberdrola a su derecha.  Después de andar otro trecho, se puede fotografiar el Museo Guggenheim teniendo el arco del Puente de La Salve a su izquierda y girando, tenemos la Torre Iberdrola con la Pasarela de la Universidad de Deusto.

Precioso paseo junto a la Ría de Bilbao fotografiando la zona de Abandoibarra, tan emblemática de la villa y que es conocida en todo el mundo, pero lo tuve que interrumpir al comenzar a llover como suele hacerlo en Bilbao, lentamente, en forma de “txirimiri”.  Otro día terminaré el recorrido llegando hasta el Palacio Euskalduna después de pasar por el Puente de Duesto.

Fotografías de la zona de Abandoibarra en una noche de invierno

Los inicios de la popularización de la fotografía


Kodak Instamatic

Las primeras cámaras fotográficas de la marca Kodak con la denominación Instamatic se pusieron a la venta a comienzos de 1963 al precio de 16 $ (unas 960 pesetas de la época, con el dólar a 60 pesetas).  Cargaban un cartucho estanco de película en formato 126 que no había que manipular, tan sólo introducir y disparar.

En España el primer Salario Mínimo Interprofesional
se fijó en 60 pesetas en el mes de octubre de 1963

Estaba claro que la práctica de la fotografía estaba tan sólo al alcance de unos pocos, ya que, para la mayoría de la población era un gasto que no se podían permitir con una salario mensual de 60 pesetas, necesitando el sueldo de un año entero para adquirir una de éstas cámaras fotográficas.  Sería en la década de los 70, con unos salarios más cuantiosos (en el año 1973 el Salario Mínimo Interprofesional se situó en las 225 pesetas, ¡¡en 10 años se había cuadruplicado!!), cuando comenzó la verdadera popularización de la práctica de la fotografía.

El aumento de las retribuciones mensuales y los precios de las cámaras,
cada vez más asequibles, 
hicieron que fueran más los aficionados
que se acercaron al mundo de la fotografía

El formato Instamatic, inventado por Kodak, obtuvo un éxito inmediato en todo el mundo, introduciendo la fotografía de bajo costo, utilizando cartuchos de película del formato 126, mucho más pequeño que el estandar de 24 milímetros, pero que no necesitaban manipulación por parte de los usuarios, tan sólo cargar y disparar.

La primera cámara Instamatic fue el modelo 50.  A este le siguieron una gran cantidad de modelos de la gama 100 – 200 – 300 – 400 y 500 hasta la gama 800-804, comercializándose posteriormente los modelos Pocket Instamatic.  A partir de la Kodak Instamatic 100 las cámaras estaban dotadas de un pequeño flash.

Varios modelos de la gama Kodak Instamatic

Entre los años 1963 y 1970 se fabricaron más de 50 millones de cámaras Instamatic.  La empresa Kodak, en una campaña para fidelizar a sus clientes y obtener beneficios del consumo de películas, regaló un gran número de cámaras a principios de los años 70 en una promoción conjunta con toallas de papel Scott.

El 7 de abril del año 1966, la revista La Actualidad Española, en su número 744, publicó el anuncio a cuatro páginas de la Kodak Instamatic 104 con “Cuboflash” al precio de 999 pesetas, en el que ponía: “Ya sabe Vd. que fotografiar con Instamatic es: ABRIR, CARGAR Y DISPARAR.  Ahora la Instamatic 104 llega con una ventaja más revolucionaria. ¡CUBOFLASH!.  Para las fotos en interiores, la nueva Kodak Instamatic 104 le ofrece comodidad, sencillez y seguridad.  Con CUBOFLASH pueden hacerse 4 fotos seguidas sin cambiar de lámparas.  ¡Una perfecta secuencia gráfica!.  No deje de ver la nueva Kodak Instamatic 104.”

Supuso realmente una revolución para la mayoría de los usuarios
que no tenían conocimientos técnicos de fotografía,
porque simplificó la forma de capturar imágenes
hasta lo más sencillo: “abrir, cargar y disparar”.

A partir del año 1972, la firma Kodak presentó la serie Pocket Instamatic, con película de 110 (auún más pequeña) con el mismo diseño de carga fácil.  Al ser un formato de película más pequeño se redujo el tamaño de las cámaras, que ya no eran en formato vertical sino que ahora se manejaban poniendo la cámara horizontalmente.  En menos de tres años se puesieron a la venta más de 25 millones de cámaras del nuevo formato, manteniéndose operativo hasta la década de los 90.

Varios modelos de la gama Kodak Pocket Instamatic

A partir de 1976 se creó la linea Instamatic X, dotada con el nuevo sistema de flash.  El último modelo de esta nueva serie fue el X-15F, vendido en elos Estados Unidos hasta el año 1988.  Para estas fechas ya le habían ganado la partida las marcas Canon y Nikon con sus modelos de cámaras réflex.  Además, ya había comenzado la revolución digital.  La primera cámara digital con almacenamiento interno fue el modelo DS-1P de Fuji, creada en 1988, que grababa en una tarjeta de memoria interna de 16 MB. Fuji mostró un prototipo del modelo DS-1P, pero esta cámara no fue lanzada al mercado.

Packs de venta de modelos Instamatic y Pocket