Paseo por la ría de Bilbao


Paseo en barco por la ría del Nervión

Si en el mes de enero publicaba un artículo con fotografías realizadas desde ambas orillas de la ría del Nervión, en Bilbao, ahora el reportaje está hecho directamente sobre la ría, en barco.  Fue una oportunidad que me brindó mi amigo Jaime, propietario de un pesquero con motivo de la Semana Grande de Bilbao (para mí siempre será la Semana Grande, aunque en la actualidad esté de moda la expresión “Aste Nagusia”).

Salimos de Santurce en el “gasolino” Izurdi-I nueve amigos para disfrutar de los fuegos artificiales desde la misma ría, cosa que no había tenido oportunidad de ver, ni de fotografiar anteriormente. Fue una experiencia magnífica, disfrutamos mucho ya que íbamos preparados con una abundante cena y bebida que habíamos previsto para las seis horas de trayecto.

Pasamos debajo del Puente Colgante, del Puente de Rontegi, del Puente Euskalduna, del Puente de Deusto, de la pasarela de la Universidad, junto al Guggemheim, bajo el Puente de La Salve, de la Pasarela Calatrava y llegamos junto al Puente del Ayuntamiento donde paramos.  En este largo trayecto pudimos ver las dos orillas de la ría desde una perspectiva nueva, haciendo numerosas fotografías.

Todo el camino de ida lo hicimos de día, anocheciendo cuando llegamos cerca de las Torres Isosaki para ver los fuegos. La vuelta la hicimos de noche, cobrando todo el paisaje una nueva dimensión, todo parecía distinto con la iluminación artificial.

Estas son algunas fotos de aquella tarde-noche en la que tuve la oportunidad de ver una nueva visión de los edificios emblemáticos que jalonan la ría de Bilbao. Muchas gracias a Jaime y a todos los que participamos en esta aventura.

.

.

Técnicamente, las fotografías tienen su dificultad. Hay que tener en cuenta que están hechas en la tarde-noche, cuando la luz escasea y… el barco se mueve sin parar.  En estas condiciones de iluminación se impone utlizar ISO alto para que la velocidad de disparo sea lo suficientemente rápida para que la foto no quede movida. En cuanto anocheció, el ISO utilizado osciló entre 6.400 y 10.000, lo que me permitía recoger mucho detalle en toda la imagen a unas velocidades superiores a 1/60, aunque el grano/ruido es apreciable en algunas imágenes. Algo había que sacrificar y en este caso no quedaba más remedio que admitir el ruido a que las fotos quedaran movidas.

Bayas, cardos, niebla y frío


La repentina llegada del otoño con forma de invierno

Cierto es que este año se han batido todos los records de temperatura en cuanto a calor se refiere, haciendo acuñar un nuevo vocablo que se ha hecho muy popular, me refiero el “veroño”, ese tiempo de otoño que se parecía más al verano, pero eso se ha terminado repentinamente, al menos en la Montaña Alavesa. Esta mañana han caído unos copos de nieve que no han cuajado, pero sí se aprecia nieve cubriendo la cumbre de Toloño.

Para ilustrar esta nueva estación a la que no consigo encontrar una definición apropiada, una mezcla de otoño e invierno, presento unas fotos que hice el año pasado por estas mismas fechas en la zona. Hacía el mismo frío que hace ahora, más o menos. Espero que os gusten… Feliz entrada en el otoño-invierno.

.

Peñacerrada y Payueta bajo la luna llena


Fotografía nocturna de paisaje

A comienzos del otoño de 2017, con la primera luna llena, en una noche tormentosa y lluviosa que presenta un cielo jalonado de nubes, unas más claras y otras más oscura que son las que descargan la lluvia, realizo esta fotografía desde la carretera que va desde la localidad de Loza hacia Peñacerrada.

En la fotografía se ven los pueblos de Peñacerrada, en primer término, y Payueta, más alejado por lo que tan sólo se ven las luces de la población. Detrás de Payueta, a la derecha, se puede apreciar el alto de Moraza cubierto por una espesa niebla. En el centro, se aprecia la cuña que forma el desfiladero que lleva a la cascada de Herrerías, junto a la carretera que sale de Peñacerrada  hacia Berganzo, Ocio y Zambrana. A la izquierda de la fotografía, también cubierto por una espesa niebla, está el monte Toloño.

En primer término se pueden ver los extensos campos de cultivo, principalmente de cereales, iluminados por la potente luz de la luna llena asomándose entre las nubes. En la parte superior de la fotografía se ven claramente las estrellas apareciendo entre las nubes y que jalonan el cielo nocturno de otoño en la Montaña Alavesa.