Paseo por la ría de Bilbao


Paseo en barco por la ría del Nervión

Si en el mes de enero publicaba un artículo con fotografías realizadas desde ambas orillas de la ría del Nervión, en Bilbao, ahora el reportaje está hecho directamente sobre la ría, en barco.  Fue una oportunidad que me brindó mi amigo Jaime, propietario de un pesquero con motivo de la Semana Grande de Bilbao (para mí siempre será la Semana Grande, aunque en la actualidad esté de moda la expresión “Aste Nagusia”).

Salimos de Santurce en el “gasolino” Izurdi-I nueve amigos para disfrutar de los fuegos artificiales desde la misma ría, cosa que no había tenido oportunidad de ver, ni de fotografiar anteriormente. Fue una experiencia magnífica, disfrutamos mucho ya que íbamos preparados con una abundante cena y bebida que habíamos previsto para las seis horas de trayecto.

Pasamos debajo del Puente Colgante, del Puente de Rontegi, del Puente Euskalduna, del Puente de Deusto, de la pasarela de la Universidad, junto al Guggemheim, bajo el Puente de La Salve, de la Pasarela Calatrava y llegamos junto al Puente del Ayuntamiento donde paramos.  En este largo trayecto pudimos ver las dos orillas de la ría desde una perspectiva nueva, haciendo numerosas fotografías.

Todo el camino de ida lo hicimos de día, anocheciendo cuando llegamos cerca de las Torres Isosaki para ver los fuegos. La vuelta la hicimos de noche, cobrando todo el paisaje una nueva dimensión, todo parecía distinto con la iluminación artificial.

Estas son algunas fotos de aquella tarde-noche en la que tuve la oportunidad de ver una nueva visión de los edificios emblemáticos que jalonan la ría de Bilbao. Muchas gracias a Jaime y a todos los que participamos en esta aventura.

.

.

Técnicamente, las fotografías tienen su dificultad. Hay que tener en cuenta que están hechas en la tarde-noche, cuando la luz escasea y… el barco se mueve sin parar.  En estas condiciones de iluminación se impone utlizar ISO alto para que la velocidad de disparo sea lo suficientemente rápida para que la foto no quede movida. En cuanto anocheció, el ISO utilizado osciló entre 6.400 y 10.000, lo que me permitía recoger mucho detalle en toda la imagen a unas velocidades superiores a 1/60, aunque el grano/ruido es apreciable en algunas imágenes. Algo había que sacrificar y en este caso no quedaba más remedio que admitir el ruido a que las fotos quedaran movidas.

El último atardecer de invierno


19 de marzo de 2017

En la última tarde del invierno, justo antes de que la primavera hiciera su aparición en la mañana del día 20, subí al puerto de Rivas para contemplar la puesta de sol, que en esta zona siempre tiene unos tonos rojizos anaranjados.

Desde esta ubicación el sol se pone detrás del monte Toloño,
remarcando su silueta a contraluz,
acentuada por la abundante nubosidad de esta tarde

Tuve la suerte de que el cielo fue cambiando de colores a  medida que el sol se iba ocultando tras el macizo de la Sierra Cantabria, dejando un tono morado-majenta en toda la Rioja Alta y en los pueblos de la Sonsierra riojana.  Fue un espectáculo de color cambiante que fui fotografiando desde mi emplazamiento en lo alto del puerto de Rivas.  La tarde estaba muy fría, por el incesante viento helador pero las ganas de recoger aquellos momentos fue mayor que la sensación de frío.

Este es el resultado de esa tarde de San José, día del padre, en la última puesta de sol del invierno.  Esta es la secuencia de los cambios de colores a medida que se hacía de noche, comenzando por el cielo azul nublado hasta los tonos majentas y morados del final de la secuencia.

Paseo por Vitoria al atardecer


Noche de invierno de 2017

Hace unos días me acerqué a la ciudad de Vitoria para unas gestiones y, como ya era la hora de la puesta del sol, decidí esperar hasta que se hiciera de noche para hacer unas fotos por los alrededores de la plaza de la Virgen Blanca.

Todas las ciudades, con su iluminación artificial, ofrecen bellas imágenes nocturnas si se tiene la precaución de estabilizar la cámara con un trípode, pues al disponer de menos cantidad de luz que durante el día las fotos hay que realizarlas a velocidades muy bajas, cerca de 1 segundo por foto, dependiendo del ISO elegido.

En estos casos hay que “ver la luz”, es decir,
tenemos que elegir motivos en los que la luz
juege un papel importante al ser la única
iluminación de la que disponemos

vitoria-noche-0005La combinación de iluminaciones con sus distintos colores por su “temperatura color”, según la escala Kelvin, matizado con la luz solar anaranjada del atardecer o los cielos “añiles” de las últimas horas de la tarde, darán a nuestras imágenes la fuerza compositiva necesaria.

Este es el resultado de esta tarde de paseo por la ciudad de Vitoria provisto de una cámara fotográfica.  Espero que os guste el resultado…

.

Paseando por la orilla de la ría de Bilbao


Noche fría de invierno que terminó siendo lluviosa

La semana pasada me encontraba en Bilbao por diversos asuntos y, al anochecer, decidí dar un paseo por la orilla derecha de la Ría de Bilbao, el Nervión, siguiendo la calle del Campo de Volantín.  Comencé el recorrido en el puente del Ayuntamiento fotografiando la Casa Consistorial desde la otra orilla y la ría desde el mismo puente hacia la pasarela Calatrava.

Continué andando junto a la ría del Nervión hasta llegar a la pasarela y las torres Isozaki, ofreciendo en su conjunto numerosos motivos fotográficos.  Con la iluminación nocturna se consiguen preciosas fotografías teniendo en cuenta que es necesario utilizar un trípode para realizarlas, ya que la velocidad de disparo es bastante lenta.

Continué el camino por el Campo de Volantín hasta llegar a la base del Puente de La Salve, desde donde se obtiene una bonita imagen del Museo Guggenheim con la Torre Iberdrola a su derecha.  Después de andar otro trecho, se puede fotografiar el Museo Guggenheim teniendo el arco del Puente de La Salve a su izquierda y girando, tenemos la Torre Iberdrola con la Pasarela de la Universidad de Deusto.

Precioso paseo junto a la Ría de Bilbao fotografiando la zona de Abandoibarra, tan emblemática de la villa y que es conocida en todo el mundo, pero lo tuve que interrumpir al comenzar a llover como suele hacerlo en Bilbao, lentamente, en forma de “txirimiri”.  Otro día terminaré el recorrido llegando hasta el Palacio Euskalduna después de pasar por el Puente de Duesto.

Fotografías de la zona de Abandoibarra en una noche de invierno

Labastida noche


Fotografía nocturna

Un plácido paseo por la villa de Labastida al atardecer ha dado como resultado estas fotografías.  Antes, en las afueras, las viñas presentaban un aspecto extraordinario a la luz mortecina del sol poniente, acentuando y tiñendo el color ocre, propio de estas fechas.

Por las calles de la villa alavesa hay inumerables motivos para fotografiar y numerosos monumentos que se prestan a ser inmortalizados con nuestra cámara.  Por la noche, con las luces variades de la iluminación, todo se tiñe de numerosos coloeres, según la “temperatura color” de las farolas.

Animo a todos los aficionados a la fotografía para que se acerquen a esta preciosa villa situada en la Rioja Alavesa con sus cámara fotográfica y paseen por sus calles plácidamente, dejando que los motivos les seduzcan.

.

Atardecer en Peñacerrada


Peñacerrada / Urizaharra (Álava)

El municipio alavés está formado por 6 pueblos, que a su vez forman concejos:

  • Baroja, que incluye el diseminado de Zumento.
  • Faido (oficialmente Faido/Faidu).
  • Loza. Pequeña aldea rural de Álava.
  • Montoria.
  • Payueta (oficialmente Payueta/Pagoeta).
  • Peñacerrada (oficialmente Peñacerrada/Urizaharra), capital y principal población del municipio.

La primera fotografía está tomada en la plaza de Fray Jacinto con la iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora a la izquierda y el Ayuntamiento a la derecha.

Vistas generales de la villa de Peñacerrada en un atardecer del mes de agosto con la torre de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción destacando sobre el resto de edificios.  Delante se puede apreciar el Portal Sur, flanqueado por dos grandes torreones y un “matacán” entre los dos.  A su derecha se encuentra la Casa del Duque de Hijar (siglos XVII-XVIII).