Inauguración de la exposición en la OKE


Y llegó el día de la inauguración.

Para que todo estuviera preparado me acerqué a la sala de exposiciones de la OKE en compañía de la modelo Irene Montero, que estuvo atendiendo a las personas que preguntaban por su experiencia y participación como modelo.

Llegamos sobre las 18:00 horas sorprendiéndolos que desde el mismo momento en el que encendimos las luces comenzó a entrar público deseoso de ver las fotografías expuestas.  Fue una verdadera sorpresa que mis obras provocaran tanta expectación, una sorpresa muy agradable, sobre todo por los comentarios sobre las fotografías expuestas, todos ellos de halago.

Agradezco a Pablo Momoitio su presencia en la inauguración, como continuación de su dedicación a la organización y preparación de la muestra.  También estuvieron presentes varias personas relacionadas con la cultura y el arte en Las Encartaciones, como Javier Barrio, director del Museo de Las Encartaciones, Ricardo Santamaría, del Centro de Documentación Trueba, Ángel Aja, pintor encartado, Ana Belén “Nistal Mayorga”, pintora bilbaina, Lucía Higueras, pintora, Emilio Xabier Dueñas, fotógrafo y escritor, Txomin Etxebarria Mirones, escritor encartado y por parte de la Asociación Fotográfica Skylight de Balmaseda acudieron Gelu Martínez y Maite de Miguel, también estuvo Igor, del laboratorio Zear, Mariano, Marisa, José Ignacio, Ander y Jesús, así como varios vecinos de Ortuella.  Espero que me perdonen si me olvido de alguno.

Mi más sincero agradecimiento a todos ellos por acudir a la inauguración de mi exposición, por estar conmigo en este momento tan importante para mí, comentando y criticando las obras expuestas.  Y también a todos los que por uno u otro motivo no pudieron estar en la sala, porque sé que en espíritu estaban allí conmigo.

La mitad de las fotografías han sido realizadas por Ana Belén “Nistal Mayorga” y la otra mitad por Gelu Martínez, a quienes agradezco muchísimo haber dejado constancia gráfica del momento.

Nevada en Lanestosa


Lanestosa nieve 01

.

GALERÍA DE FOTOS

.

Lanestosa nieve 02

.

____________________________________

.

Festividad de San Roque en Lanestosa 2012


La festividad de San Roque tiene una gran tradición entre los nestosanos.    Ya desde 1599 se celebran procesiones con el santo por las calles de la villa encartada.   En la placa situada sobre la entrada de la sacristía de la iglesia de San Pedro Apóstol de la localidad, el Ayuntamiento se compromete y hace voto de guardar esa fiesta para siempre.    Como era habitual durante toda la Edad Media, cuando aparecía una epìdemia de peste, se hacían procesiones con el santo francés rogando que les librara de ese mal.

Las procesiones continúan en la actualidad con más o menos participación según los años, aunque últimamente ha resurgido con fuerza, gracias al trabajo de la Cofradía de San Roque, encargados de organizar los actos.    Comienzan con una misa mayor en la parroquia, tras la cual, se lleva al santo en procesión por las calles de Lanestosa hasta llegar de nuevo a la iglesia de San Pedro Apóstol, donde el santo velará por los nestosanos el resto del año.    En la Plaza Nueva se organiza una comida popular a base de pinchos, chorizos y otros embutidos asados a la parrilla y regados con bebidas variadas, todo ello en abundancia suficiente para dar de comer a todos los nestosanos que lo desean y a los visitantes que se acercan a la villa.

Después de la comida, una orquesta interpreta unos bailables en la misma Plaza Nueva, tras el cual, da comienzo el sorteo de los productos donados o adquiridos por la organización.    Todos los actos son sufragados por la Cofradía de San Roque con la colaboración del Ayuntamiento de Lanestosa.

 

Nuestra Señora de Las Nieves. Danzantes de Lanestosa


Como cada 5 de agosto, festividad de Nª. Sª. de Las Nieves, se celebra en la Villa de Lanestosa la Danza de los Arcos Floridos para homenajear a su patrona.

Es una danza antigua en la que los danzantes ejecutan un complicado baile sujetando unos arcos hechos con varas de unos 2 ó 3 metros de longitud, a las que se le han pegado cintas de papel de vistosos colores.    Van ataviados con camisa, pantalón y alpargatas blancos, llevando además un fajín rojo y colorido pañuelo anudado al cuello.    El número de danzantes es variable, siemdo siempre número impar, situándose en dos filas, sujetando en cada mano un arco proveniente del danzante anterior y el otro hacia el danzante posterior.    Al frente de la formación se sitúa, entre los dos danzantes, otro que hace las veces de “capitán” y es el encargado de dirigir los movimientos.     De esta forma, todos los danzantes están unidos por las varas que portan.    Los movimientos de la danza se realizan sin soltar las varas, excepto cuando se forma en fila.

Comienza el ritual con los danzantes acudiendo al Ayuntamiento para escoltar a las autoridades hasta la iglesia de San Pedro, donde se celebra la misa mayor.    Una vez finalizada, los danzantes forman junto a la puerta principal esperando la salida de la virgen de Las Nieves, comenzando un recorrido por las calles de la Villa.    Durante el trayecto, los danzantes ejecutan la danza al son de los txitus.    Este año 2012, han sido tres los grupos de danzantes que acompañaban a la virgen, el grupo de mayores a la cabeza, seguido de los jóvenes y, tras la imagen de la virgen y las autoridades, el grupo de los más pequeños.

Después del recorrido por las calles se llega a la Plaza Nueva, donde bailan la Danza de Lanestosa los tres grupos participantes, uno tras otro, tras lo cual, se baila el aurresku en honor de la Virgen de Las Nieves y se canta una Salve por todos los asistentes.    Para terminar los actos, los danzantes acompañan a las autoridades municipales hasta el Ayuntamiento.

Por la tarde, un grupo de danzantes, acompañados por los txistularis, recorren las calles de la Villa parándose en cada casa, ejecutando la danza y dando “vivas” a los moradores de cada vivienda, recogiendo las donaciones de los vecinos.

Cartel de fiestas de Lanestosa 2012

 

Pobeña 1890. Homenaje a la minería tradicional.


Se ha celebrado la cuarta edición de Pobeña 1890, recreanado la venaquería, una actividad comercial que los aldeanos realizaban para conseguir un sobresueldo a sus actividades propias con la estracción de mineral de hierro, acarreándo desde los montes hasta el puerto para su comercialización.    Utilizaban para este fin los carros de bueyes que eran usados en sus explotaciones.

Participan en esta recreación más de cien vecinos de Pobeña, pertenecientes a la Asociación Pobeña Auzolaguna, encargándose de dar vida a los diferentes oficios y clases sociales de finales del siglo XIX.    Así podemos encontrarnos con la típica tienda o abacería en la que “se vendía de todo”, la taberna donde se reunían los parroquianos a finalizar el trabajo, una charriboda donde elaboran morcillas y chorizos, la Rentería encargada de las transacciones comerciales con el mineral extraído, el ganadero hizo una demostración de esquilado de ovejas, las mujeres reparando las redes, las actividades propias de las amas de casa frete al caserío, el herrero, el pañol que se encargaba de tener la herramienta en perfecto estado, el notario, las bordadoras, tejedoras, zorzidoras, las mujeres en el lavadero, etc.    La presencia de los propietarios de las minas y sus familias daban un toque de distinción social frente a las clases trabajadoras.

La familia propietaria de la mina.

Al no poder acceder al puerto con la nave Cantu Santa Ana, recuperada por los armadores de Castro-Urdiales, porque la marea no hacía posible su atraque, los castreños trajeron para la ocasión un “botrino” recientemente reparado, donde los jóvenes depositaron los cestos de mineral de hierro.

Ambientación en las calles de Pobeña.

Después de la comida popular se hizo un homenaje al minero local Ramón Marcos Zorrilla, recogiendo los regolos sus hijos.    La coral Virgen del Carmen de Castro-Uridiales amenizó el día con sus continuas interpretaciones de canciones populares, tanto marineras como mineras.

Batelero eguna 2012. Pobeña 1890


El domingo 29 de julio tendrá lugar la tercera edición del Batelero eguna. Pobeña 1890, rememorando el pasado minero de la localidad.    Los vecinos de Pobeña hacen una representación del acarreo del mineral, que extraían en los montes cercanos, cargándolo en carretas tiradas por bueyes hasta el puerto, junto a la ermita del Socorro, donde esperaban los bateles para cargar el mineral rumbo a las ferrerías.

Para dar ambientación al acto, un centenar de pobeñense se ataviarán con la indumentaria típica de la época, mostrando el modo de vida de la comarca a finales del siglo XIX.    Serán alrededor de dos decenas de escenarios en los que se representarán los momentos de la vida cotidiana y los oficios y tareas que realizaban.    Así podremos ver el trabajo en la huerta, las reparadoras de redes, el lavadero donde se runían las mujeres para lavar la ropa y charlar animadamente, las partidas de cartas, la taberna, el notario, etc.

En esta época estaban muy diferenciadas las clases sociales entre burgueses y clases obreras, más humildes.    También hay una representación de la clase burguesa sentados cómodamente a la sombra, tomando un refrigerio, mientras sus niños juegan alrededor.

El acto está organizado por Ayuntamiento y el Centro de Documentación y Divulgación Trueba, recuperando, de esta forma, la vida tradicional de los pobeñenses hace más de cien años.

Día de Encartaciones 2012 Enkarterri eguna


El sábado 14 de julio se celebró el Día de Encartaciones – Enkarterri eguna 2012 en la localidad de Lanestosa, que hace un mes conmemoró el 725 aniversario de su fundación como Villa.     Viene siendo habitual en los últimos años celebrarlo a mediados del mes de julio, en la Casa de Juntas de Avellaneda, aunque este año se a trasladado a la Villa de Lanestosa con la colaboración de la Asociación Piñaburu y el Ayuntamiento de Lanestosa, además de una treintena de asociaciones y productores encartados que estuvieron presentes en el acto festivo.

Durante la mañana se entregaron unos premios de honor a personas e instituciones encartadas que se han distinguido por promocionar la comarca a través de la cultura y el deporte.    Todos los actos estuvieron presentados por Alex Ugarte junto al historiador local José Manuel Irastorza, encargados de entregar los premios.    En esta edición fueron premiados el Museo Minero de Abanto Zierbena, el montañero de Zalla Unai Llantada, Luis Mari Allende, la Asociación Tejea del Valle de Villaverde y el escritor Karlos Santisteban de Karrantza.

Los premiados junto a José Manuel Irastorza

El grupo de pelota Barbadún de Muskiz realizó una exhibición en el Frontón y el historiador José Manuel Irastorza junto a Javier de la Colina dieron una charla en las Escuelas de Lanestosa sobre los orígenes de la Villa y las mansiones señoriales de Lanestosa.    Después, todos los presentes degustaron una alubiada en el Frontón Municipal.

Organizan / Colaboran:

Lanestosako Udala (Lanestosa)
Piñaburu Kultur Elkartea (Lanestosa)
CDD Trueba DDZ (Enkarterri)
Enarak Dantza Taldea (Las Carreras)
Mendebala (Sopuerta)
Harrigorria Dantza Taldea (Abanto)
Elai-Alai (Portugalete)
Ganbara Argazki Taldea (Sodupe)
FotoSkylight (Balmaseda)
Punta Lucero Kultur Elkartea (Zierbena)
Auzolaguna Elkartea (Pobeña)
Alén Kultur Elkartea (Sopuerta)
Lemuria Elkartea (Sodupe)
Zallako Txistu Eskola (Zalla)
La Quadrako Airea (Güeñes)
Asoc. Cult. Tejea (Valle de Villaverde)
Bihar Txotxongilo Taldea (Sestao)
Peña Bizkaia de Tiragomas (Aranguren)
Escuela Pelotazale Barbadun (Muskiz)
Polunpak Zanpantzar Taldea (Ortuella)
Marrazkiak Ezkerraldea (Ortuella)
Emb. Lombera de Carranza (Karrantza)
Galdamesko Ogia (Galdames)

Parque Alen-Sopuerta. Historia de la minería


Paisaje minero de Alen

El parque de Alen en la localidad encartada de Sopuerta está asentado sobre las antiguas explotaciones mineras que, desde finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX, englobando varias minas situadas en esta zona:  Catalina, Amalia-Juliana, María, Sorpresa, Milagros, Las Cecilias, Legalidad, etc.    Esta circunstancio propició que la población del Valle de Sopuerta se multiplicara por cinco, pasando de los 1.427 habitantes en el año 1877 a los 5.027 del año 1910.    La procedencia de los mineros era muy variada, principalmente de las zonas limítrofes.    También llegaron emigrantes de Galicia y Castilla, “avileños” de Ávila, “arandinos” de Aranda de Duero, riojanos, navarros y aragoneses.    Años más tarde, en la década de los 50, llegaron mineros de Andalucía y Extremadura.

Paseo por las minas

Paseo por las minas

Las minas de Alen fueron explotadas desde la prehistoria, donde se han hallado montones de escoria de hierro.    En siglos posteriores circulaba el mineral de hierro por la calzada romana hasta Castro-Urdiales para ser embarcado.    También era utilizado este mineral por las abundantes ferrerías, unas 400, de las cuales seis estaban ubicadas en Sopuerta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para dar salida al abundante mineral extraído de estas minas se construyeron los ferrocarriles de Castro-Alen (1895), Castro-Traslaviña (1898) y El Castaño-Galdames, que actualmente se intentan convertir en Vías Verdes para el disfrute de senderistas y cicloturistas, facilitando la visita a este inmenso parque.    También se pueden observar a lo largo del recorrido los terraplenes, cargaderos de mineral, planos inclinados, área de baldes, hornos de calcinación (El Castaño), lavaderos de mineral y sobre todo, los antiguos barrios mineros.    A lo largo del parque se han instalado áreas recreativas con mesas y bancos así como varias fuentes.

Panorámica desde Alen

Panorámica desde Alen

Tras la crisis de la minería al no ser rentable su explotación, se paralizó la estracción de mineral, motivando el abandono de la zona de la población, trasladándose a las zonas industriales de la margen izquierda de la ría de Bilbao, Baracaldo y Sestao principalmente, para trabajar en las grandes empresas instaladas en esas poblaciones, La Naval, Altos Hornos, etc.

Restos minero de Alen

Restos mineros de Alen