Peñacerrada y Payueta bajo la luna llena


Fotografía nocturna de paisaje

A comienzos del otoño de 2017, con la primera luna llena, en una noche tormentosa y lluviosa que presenta un cielo jalonado de nubes, unas más claras y otras más oscura que son las que descargan la lluvia, realizo esta fotografía desde la carretera que va desde la localidad de Loza hacia Peñacerrada.

En la fotografía se ven los pueblos de Peñacerrada, en primer término, y Payueta, más alejado por lo que tan sólo se ven las luces de la población. Detrás de Payueta, a la derecha, se puede apreciar el alto de Moraza cubierto por una espesa niebla. En el centro, se aprecia la cuña que forma el desfiladero que lleva a la cascada de Herrerías, junto a la carretera que sale de Peñacerrada  hacia Berganzo, Ocio y Zambrana. A la izquierda de la fotografía, también cubierto por una espesa niebla, está el monte Toloño.

En primer término se pueden ver los extensos campos de cultivo, principalmente de cereales, iluminados por la potente luz de la luna llena asomándose entre las nubes. En la parte superior de la fotografía se ven claramente las estrellas apareciendo entre las nubes y que jalonan el cielo nocturno de otoño en la Montaña Alavesa.

Paseo por Vitoria al atardecer


Noche de invierno de 2017

Hace unos días me acerqué a la ciudad de Vitoria para unas gestiones y, como ya era la hora de la puesta del sol, decidí esperar hasta que se hiciera de noche para hacer unas fotos por los alrededores de la plaza de la Virgen Blanca.

Todas las ciudades, con su iluminación artificial, ofrecen bellas imágenes nocturnas si se tiene la precaución de estabilizar la cámara con un trípode, pues al disponer de menos cantidad de luz que durante el día las fotos hay que realizarlas a velocidades muy bajas, cerca de 1 segundo por foto, dependiendo del ISO elegido.

En estos casos hay que “ver la luz”, es decir,
tenemos que elegir motivos en los que la luz
juege un papel importante al ser la única
iluminación de la que disponemos

vitoria-noche-0005La combinación de iluminaciones con sus distintos colores por su “temperatura color”, según la escala Kelvin, matizado con la luz solar anaranjada del atardecer o los cielos “añiles” de las últimas horas de la tarde, darán a nuestras imágenes la fuerza compositiva necesaria.

Este es el resultado de esta tarde de paseo por la ciudad de Vitoria provisto de una cámara fotográfica.  Espero que os guste el resultado…

.

Paseando por la orilla de la ría de Bilbao


Noche fría de invierno que terminó siendo lluviosa

La semana pasada me encontraba en Bilbao por diversos asuntos y, al anochecer, decidí dar un paseo por la orilla derecha de la Ría de Bilbao, el Nervión, siguiendo la calle del Campo de Volantín.  Comencé el recorrido en el puente del Ayuntamiento fotografiando la Casa Consistorial desde la otra orilla y la ría desde el mismo puente hacia la pasarela Calatrava.

Continué andando junto a la ría del Nervión hasta llegar a la pasarela y las torres Isozaki, ofreciendo en su conjunto numerosos motivos fotográficos.  Con la iluminación nocturna se consiguen preciosas fotografías teniendo en cuenta que es necesario utilizar un trípode para realizarlas, ya que la velocidad de disparo es bastante lenta.

Continué el camino por el Campo de Volantín hasta llegar a la base del Puente de La Salve, desde donde se obtiene una bonita imagen del Museo Guggenheim con la Torre Iberdrola a su derecha.  Después de andar otro trecho, se puede fotografiar el Museo Guggenheim teniendo el arco del Puente de La Salve a su izquierda y girando, tenemos la Torre Iberdrola con la Pasarela de la Universidad de Deusto.

Precioso paseo junto a la Ría de Bilbao fotografiando la zona de Abandoibarra, tan emblemática de la villa y que es conocida en todo el mundo, pero lo tuve que interrumpir al comenzar a llover como suele hacerlo en Bilbao, lentamente, en forma de “txirimiri”.  Otro día terminaré el recorrido llegando hasta el Palacio Euskalduna después de pasar por el Puente de Duesto.

Fotografías de la zona de Abandoibarra en una noche de invierno

La “Súper Luna” de 2016


Después de tantos comentarios sobre la Luna llena que hemos podido disfrutar este mes de noviembre de 2016, acerca de su tamaño, al estar más cerca de la Tierra que el resto de los años anteriores, ya que desde el 25 de enero de 1948 no estaba tan cerca de nosotros y del Sol y es un hecho que no se repetirá hasta el año 2034.

El caso es que, una fotografía de la Luna con un súper teleobjetivo de más de 800 mm., no supone ninguna diferencia con el resto de las fotografías obtenidas en las lunas llenas anteriores, exceptuando el brillo, al estar más cerca del Sol.

En esta ocasión, en la zona donde resido, fue imposible realizar las fotografías de la Luna llena el día 14 de noviembre ya que el cielo nocturno estaba completamente cubierto de nubes y, aunque la Luna aparecía tímidamente en algún momento, no era cuestión de pasar la noche esperando que despejara el cielo, máxime cuando al día siguiente estaba anunciado en las previsiones meteorológicas que sería una noche despejada, como así ha sido.  Tan sólo había unas pequeñas nubes en el horizonte justo cuando asomaba la Luna, momento que he aprovechado para realizar unas fotografías.  Después, al elevarse, ya sin nubes, he realizado la fotografía de la Luna (casi) llena que aparece en el formato cuadrado.

.

.

Por tanto, las fotos presentadas en este reportaje corresponden a la noche del día 15 de noviembre, la inmediatamente posterior a la Luna llena.  No parece apreciable la diferencia, aunque creo necesaria la puntualización.

Con estas fotografías, realizadas con un objetivo Sigma 135-400 mm., que con factor de multiplicación 1,6 usando una cámara Canon lo convierte en una focal de 640 mm., aporto mi visión de la espectacular Súper Luna de 2016.  Las imágenes obtenidas han sido procesadas con Photoshop para que tengan más contraste, con el fin de que se puedan apreciar los cráteres y protuberancias de la Luna y también se ha reencuadrado para mostrarla en toda su plenitud.

.

Imagen de "El Periódico.com"

Imagen de “El Periódico.com/EPGráficos”

Labastida noche


Fotografía nocturna

Un plácido paseo por la villa de Labastida al atardecer ha dado como resultado estas fotografías.  Antes, en las afueras, las viñas presentaban un aspecto extraordinario a la luz mortecina del sol poniente, acentuando y tiñendo el color ocre, propio de estas fechas.

Por las calles de la villa alavesa hay inumerables motivos para fotografiar y numerosos monumentos que se prestan a ser inmortalizados con nuestra cámara.  Por la noche, con las luces variades de la iluminación, todo se tiñe de numerosos coloeres, según la “temperatura color” de las farolas.

Animo a todos los aficionados a la fotografía para que se acerquen a esta preciosa villa situada en la Rioja Alavesa con sus cámara fotográfica y paseen por sus calles plácidamente, dejando que los motivos les seduzcan.

.