Peñacerrada y Payueta bajo la luna llena


Fotografía nocturna de paisaje

A comienzos del otoño de 2017, con la primera luna llena, en una noche tormentosa y lluviosa que presenta un cielo jalonado de nubes, unas más claras y otras más oscura que son las que descargan la lluvia, realizo esta fotografía desde la carretera que va desde la localidad de Loza hacia Peñacerrada.

En la fotografía se ven los pueblos de Peñacerrada, en primer término, y Payueta, más alejado por lo que tan sólo se ven las luces de la población. Detrás de Payueta, a la derecha, se puede apreciar el alto de Moraza cubierto por una espesa niebla. En el centro, se aprecia la cuña que forma el desfiladero que lleva a la cascada de Herrerías, junto a la carretera que sale de Peñacerrada  hacia Berganzo, Ocio y Zambrana. A la izquierda de la fotografía, también cubierto por una espesa niebla, está el monte Toloño.

En primer término se pueden ver los extensos campos de cultivo, principalmente de cereales, iluminados por la potente luz de la luna llena asomándose entre las nubes. En la parte superior de la fotografía se ven claramente las estrellas apareciendo entre las nubes y que jalonan el cielo nocturno de otoño en la Montaña Alavesa.

Paseo por Vitoria al atardecer


Noche de invierno de 2017

Hace unos días me acerqué a la ciudad de Vitoria para unas gestiones y, como ya era la hora de la puesta del sol, decidí esperar hasta que se hiciera de noche para hacer unas fotos por los alrededores de la plaza de la Virgen Blanca.

Todas las ciudades, con su iluminación artificial, ofrecen bellas imágenes nocturnas si se tiene la precaución de estabilizar la cámara con un trípode, pues al disponer de menos cantidad de luz que durante el día las fotos hay que realizarlas a velocidades muy bajas, cerca de 1 segundo por foto, dependiendo del ISO elegido.

En estos casos hay que “ver la luz”, es decir,
tenemos que elegir motivos en los que la luz
juege un papel importante al ser la única
iluminación de la que disponemos

vitoria-noche-0005La combinación de iluminaciones con sus distintos colores por su “temperatura color”, según la escala Kelvin, matizado con la luz solar anaranjada del atardecer o los cielos “añiles” de las últimas horas de la tarde, darán a nuestras imágenes la fuerza compositiva necesaria.

Este es el resultado de esta tarde de paseo por la ciudad de Vitoria provisto de una cámara fotográfica.  Espero que os guste el resultado…

.