Pobeña 1890. Homenaje a la minería tradicional.


Se ha celebrado la cuarta edición de Pobeña 1890, recreanado la venaquería, una actividad comercial que los aldeanos realizaban para conseguir un sobresueldo a sus actividades propias con la estracción de mineral de hierro, acarreándo desde los montes hasta el puerto para su comercialización.    Utilizaban para este fin los carros de bueyes que eran usados en sus explotaciones.

Participan en esta recreación más de cien vecinos de Pobeña, pertenecientes a la Asociación Pobeña Auzolaguna, encargándose de dar vida a los diferentes oficios y clases sociales de finales del siglo XIX.    Así podemos encontrarnos con la típica tienda o abacería en la que “se vendía de todo”, la taberna donde se reunían los parroquianos a finalizar el trabajo, una charriboda donde elaboran morcillas y chorizos, la Rentería encargada de las transacciones comerciales con el mineral extraído, el ganadero hizo una demostración de esquilado de ovejas, las mujeres reparando las redes, las actividades propias de las amas de casa frete al caserío, el herrero, el pañol que se encargaba de tener la herramienta en perfecto estado, el notario, las bordadoras, tejedoras, zorzidoras, las mujeres en el lavadero, etc.    La presencia de los propietarios de las minas y sus familias daban un toque de distinción social frente a las clases trabajadoras.

La familia propietaria de la mina.

Al no poder acceder al puerto con la nave Cantu Santa Ana, recuperada por los armadores de Castro-Urdiales, porque la marea no hacía posible su atraque, los castreños trajeron para la ocasión un “botrino” recientemente reparado, donde los jóvenes depositaron los cestos de mineral de hierro.

Ambientación en las calles de Pobeña.

Después de la comida popular se hizo un homenaje al minero local Ramón Marcos Zorrilla, recogiendo los regolos sus hijos.    La coral Virgen del Carmen de Castro-Uridiales amenizó el día con sus continuas interpretaciones de canciones populares, tanto marineras como mineras.

Batelero eguna 2012. Pobeña 1890


El domingo 29 de julio tendrá lugar la tercera edición del Batelero eguna. Pobeña 1890, rememorando el pasado minero de la localidad.    Los vecinos de Pobeña hacen una representación del acarreo del mineral, que extraían en los montes cercanos, cargándolo en carretas tiradas por bueyes hasta el puerto, junto a la ermita del Socorro, donde esperaban los bateles para cargar el mineral rumbo a las ferrerías.

Para dar ambientación al acto, un centenar de pobeñense se ataviarán con la indumentaria típica de la época, mostrando el modo de vida de la comarca a finales del siglo XIX.    Serán alrededor de dos decenas de escenarios en los que se representarán los momentos de la vida cotidiana y los oficios y tareas que realizaban.    Así podremos ver el trabajo en la huerta, las reparadoras de redes, el lavadero donde se runían las mujeres para lavar la ropa y charlar animadamente, las partidas de cartas, la taberna, el notario, etc.

En esta época estaban muy diferenciadas las clases sociales entre burgueses y clases obreras, más humildes.    También hay una representación de la clase burguesa sentados cómodamente a la sombra, tomando un refrigerio, mientras sus niños juegan alrededor.

El acto está organizado por Ayuntamiento y el Centro de Documentación y Divulgación Trueba, recuperando, de esta forma, la vida tradicional de los pobeñenses hace más de cien años.